Entender la etiqueta energética del aire acondicionado

Etiqueta energética del aire acondicionado: la clave para saber elegir el equipo que más nos conviene

Para conseguir la mejor climatización, sin arruinarnos, es imprescindible saber entender la etiqueta energética del aire acondicionado. En ella, encontramos todo lo que necesitamos saber para averiguar cuál es la mejor elección en cada caso personal.

Desde 2004, todos los sistemas de aire acondicionado europeos están en la obligación de llevar su propia etiqueta energética. A modo de carta de presentación o DNI, el usuario puede conocer todo sobre la eficiencia, rendimiento y potencia del aparato de aire acondicionado, antes de utilizarlo.

Todos los fabricantes de aire acondicionado y equipos de climatización están obligados, por ley, a identificar cada uno de sus modelos con su respectiva etiqueta. Cada vez que un nuevo prototipo sale al mercado, éste ha debido de pasar por un minucioso proceso de testeo. Y como resultado, obtenemos la etiqueta energética del aire acondicionado que nos ayuda a inclinarnos por un modelo u otro. O por un fabricante u otro.

Por ello, en este post queremos ayudaros a entender la etiqueta energética del aire acondicionado. A que, cada vez que necesitéis tanto un equipo de aire acondicionado como cualquier otro electrodoméstico, sepáis qué tenéis delante. Y en función de ello y de vuestras necesidades, sepáis tomar la decisión adecuada para ti, tu familia, tu cliente y tu bolsillo.

Información de la etiqueta energética del aire acondicionado

Etiqueta energética del aire acondicionado

A parte del nombre del fabricante y el modelo específico del producto, la información más relevante de las etiquetas energéticas del aire acondicionado son:

Clasificación energética

Esta clasificación nos indica la relación entre frigocalirías o calorías y el consumo eléctrico. Evidentemente, como cualquier aparato electrónico, el aire acondicionado funciona por energía eléctrica. Por ello es muy importante saber identificar en la etiqueta la capacidad que tiene el equipo de generar frío y/o calor en relación al consumo eléctrico que necesita.

Para ello, contamos con una escala de colores y letras que van de la A+++ verde oscuro, a la G rojo intenso. Entre estos dos parámetros, que nos indican la mejor y la peor eficiencia energética, también tenemos los valores de la B a la F, del verde claro al naranja. Como podéis ver en la imagen, estos signos indican que los aparatos de aire acondicionado necesitan de un consumo de energía que varía del 55% hasta el 125%, para climatizar adecuadamente.

Etiqueta energética del aire acondicionado

Eficiencia energética estacional

Hoy en día, prácticamente todos los equipos de aire acondicionado cuentan con una bomba de calor. O lo que es lo mismo, con la tecnología inverter. Por lo que realmente estaríamos hablando de sistemas de climatización capaces tanto de refrigerar como de calefactar.

Por ello, es muy común que en las etiquetas energéticas nos encontremos con dos valores esenciales para saber la eficiencia energética del aparato según las estaciones: SEER, refrigeración, y SCOP, calefacción.

Etiqueta energética aire acondicionado

Este cuadro es importante tenerlo en cuenta según el uso que hagamos de aparato, como del clima de nuestra zona geográfica.

Datos de consumo del aire acondicionado

En cualquier etiqueta energética de aire acondicionado podemos ver la estimación del consumo anual, en KWh. Además, esta información aproximada va a acompañada de un mapa geográfico. Este nos indica que, dependiendo del clima en el que estemos, el consumo será mayor o menor.

Nivel sonoro del aire acondicionado 

No podemos evitar que un equipo de aire acondicionado emita sonido al funcionar. Sin embargo, esta es una de las principales incomodidades y objeciones que detectan los clientes. Los fabricantes lo saben y con cada innovación técnica, el nivel sonoro cada vez es más bajo.

No obstante, como cada marca y modelo tiene sus diferencias, este dato debe aparece en las etiquetas. Bajo la denominación dB, podemos saber la potencia acústica tanto de la unidad interna como externa.

Con saber interpretar estos 4 factores, podemos realizar nosotros mismos una buena elección del aire acondicionado. Y acertar en ella, nos hará disfrutar del confort de la climatización y el ahorro energético.

Te puede interesar...

Este sitio web usa cookies para mejorar su experiencia de uso. Asumimos que está de acuerdo con ello, pero puede desactivarlas en el caso de que no fuese así.