Las averías de fontanería más comunes

Averías de fontanería: cómo arreglarlas tú mismo

¿Cuántos de nosotros no hemos sufrido averías de fontanería en casa? Seguro que todo aquel que esté leyendo este post es porque realmente las ha padecido, y más de una vez. Y es que existen averías de fontanería que son tan comunes que aparecen y reaparecen, sólo con el uso diario del ámbito doméstico.

Por ello, para hacernos la vida más fácil, vamos a ver aquellas averías a las que debemos acostumbrarnos. Pero, sobre todo, las soluciones a cada una de ellas. Estar prevenidos y saber cómo actuar nos ahorrará más de un disgusto. Y lo que es mejor, más de un euro.

Cuáles son las averías de fontanería más habituales

Dentro de los desperfectos que suelen aparecer en las viviendas, los relacionados con la fontanería son los más comunes e incómodos. A veces deberemos acudir a un profesional especializado. Pero en la gran mayoría de las ocasiones, nosotros mismo podremos poner remedio.

1. Pérdida de agua en la cisterna

Ya vimos que ésta es una de las averías más frecuentes en un váter. Con el uso constante, los materiales se deterioran y producen fugas. Para ello, tenemos varias soluciones:

2. Atascos en el fregadero de la cocina

averías de fontanería

Cuando un fregadero de cocina se atasca, lo más común es que el sifón se haya obstruido o que, directamente, la bajante esté taponada. Y es que, al contrario de los baños que sí cuentan con botes sifónicos, las cocinas no suelen disponer de ellos.

Si, efectivamente, el sifón está obstruido, podremos repararlo fácilmente si es desmontable. De esta forma, tendremos mucho mejor acceso al atasco y, consecuentemente, será mucho más sencillo repararlo. Si, por el contrario, no es desmontable, tendremos que cambiarlo por uno nuevo. Así que, aprovechando que se sustituye, te aconsejamos que instales uno desmontable para poder acceder a ellos en un futuro.

Pero si el atasco es en la bajante, será necesario hacer uso de un producto químico. Aunque en este caso si te recomendamos que cuentes con los servicios de un profesional para realizar una buena limpieza.

3. El grifo gotea

averías de fontanería

En este caso, el goteo suele proceder de algún daño en las juntas del interior del grifo. Pero antes de hacer nada, tendremos que observar, examinar y averiguar si, como suele pasar, el agua sale por la parte giratoria del caño o por el aireador.

Si la fuga se produce por el caño, deberemos sustituir la junta tórica. Pero si sale por el aireador, deberemos sacar el cartucho cerámico y sustituir la junta que esté en mal estado.

4. Fuga de agua en la ducha

La mejor opción en este caso es cambiar la ducha de mano. Para ello, asegúrate de que las medidas son las correctas y que cuando vayas a enroscarla al flexo encaje a la perfección. Recuerda que en el mercado ya puedes encontrar duchas de mano con diferentes y variadas funciones que te ayudarán a mejorar tu calidad de vida.

5. Pérdida en los filtros

Lo más común es que, debido al exceso de cal y otros sedimentos, el aireador del grifo esté obstruido. Si es así, su arreglo es sencillo. Simplemente, desenróscala y límpiala. Para ello se suelen utilizar remedios caseros como dejar el aireador sumergido en vinagre toda la noche.

Inténtalo con estos prácticos consejos. Y si observas que la avería de fontanería es más específica, acude a un fontanero profesional. En PROINCO encontrarás todas las herramientas y recambios de fontanería necesarios.

Te puede interesar...

Este sitio web usa cookies para mejorar su experiencia de uso. Asumimos que está de acuerdo con ello, pero puede desactivarlas en el caso de que no fuese así.