Calderas de condensación

Las calderas de condensación son las que menos gas consumen para generar calefacción y agua caliente

Uno de los mejores sistemas para tener calefacción y agua caliente sanitaria en casa, son las calderas de condensación. Se trata de una de las mejores alternativas a los métodos tradicionales. Más eficientes y, sobre todo, más respetuosas con el medio ambiente.

Antes de que llegue el frío, te proponemos que descubras esta eficiente solución para conseguir el confort que todos queremos en invierno. Por ello, en este artículo vamos a ver en qué consisten las calderas de condensación. Pero, sobre todo, qué ventajas tienen para nosotros y nuestra familia.

Cómo funciona una caldera de condensación

A diferencia del resto, las calderas de condensación sólo utilizan hidrocarburos tales como el gas natural, gas licuado del petróleo (GLP) o el gasóleo. Este combustible se mezcla con el oxígeno del aire, creando dióxido de carbono (CO2) y agua en estado gaseoso (H2O), respectivamente.

Este cambio de estado del combustible y oxigeno es lo que se llama combustión. Y precisamente, aquí es donde reside la principal característica y ventaja de estos sistemas. Al aprovechar el calor procedente de la combustión y transformarlo en energía consiguen una altísima eficiencia energética. De hecho, los estudios confirman que se puede ahorrar hasta un 30% en energía.

Y es que, su capacidad de aprovechar gran parte del calor, que se pierde en forma de vapor de agua, genera un rendimiento extra que permite consumir entre un 15% y un 30% menos de gas según el tipo y  el uso de la instalación.

las calderas de condensación
Funcionamiento calderas de condensación

Ventajas de las calderas de condensación

Gracias a su proceso de condensación, podemos destacar 6 ventajas de las calderas de condensación frente a los sistemas tradicionales:

  1. Mayor rendimiento con menor consumo de combustibles fósiles: el rendimiento estimado de estas calderas es superior al 100%, mientras que el de las tradicionales está entre un 70 y 90%
  2. Ahorro de un 30% en la factura de la luz y el gas: para mantener la temperatura en casa hay que consumir menos gas, ya que con la condensación recuperamos el calor perdido
  3. Menos emisiones de CO2: gracias a su cualificado sistema de combustión, el bajo consumo de combustible fósil que necesita y a su alto rendimiento, estas calderas reducen las emisiones de CO2. De esta forma conseguimos reducir el impacto medio ambiental
  4. Más silencioso: su funcionamiento no emite apenas ruido. Así, ganamos en confort y reducimos la contaminación acústica
  5. Mantenimiento más sencillo: al necesitar un cuidado menos aparatoso, ganamos en tiempo y ahorramos dinero
  6. Compatibles con cualquier tipo de instalación: puedes conectar la caldera a radiadores o suelo radiante, entre otros emisores

las calderas de condensación

Pero mejor, vamos a ver todo lo que ofrecen las calderas de condensación en este ilustrativo vídeo:

Sin duda, las calderas de condensación son una fantástica opción si buscas ahorro, sostenibilidad y una climatización de calidad. Sea para una vivienda independiente o para una comunidad, en PROINCO encontrarás la instalación que mejor se adecue a tu necesidad. Además, ya sabes que contamos con un gran equipo de profesionales cualificados dispuestos a solucionarte cualquier duda.

Te puede interesar...

Este sitio web usa cookies para mejorar su experiencia de uso. Asumimos que está de acuerdo con ello, pero puede desactivarlas en el caso de que no fuese así.