Cómo planificar la reforma integral de casa

reforma integral

Reforma integral de tu casa. Todo lo que debes saber para realizarla con éxito

Todos sabemos que meterse en una obra es para pensárselo dos veces. Y si se trata de una reforma integral, tres o cuatro. Es un proceso largo y arduo que puede desesperar al más bendito. Saber qué y cómo lo queremos es una de las fases más importantes y estresantes. Pero si ya nos metemos en la puesta en marcha de la reforma, deberemos tenerlo todo bien estructurado y echarle mucha paciencia.

Sin embargo, a pesar de estas molestias, son muchas las tentaciones que nos empujan al cambio. Para realizar una reforma integral de una vivienda, no sólo tiene que ser por cuestión de deterioro. Cada vez más, las tendencias en interiorismo y decoración son  más dinámicas y cambiantes. Resistirse a ellas no es necesario si sigues estos consejos prácticos.

8 pasos claves para la reforma integral de tu vivienda

reforma integral

Para que tu reforma resulte exitosa, sin morir en el intento, te aconsejamos que sigas estos prácticos tips antes de meterte de lleno en el proyecto. Y para ello, lo primero que debes tener muy claro es que lo prioritario son las instalaciones. Esto quiere decir que, antes de ponerte a pensar e incluso a comprar calidades, material y decoración, lo esencial es analizar y presupuestar las posibles averías en saneamiento, fontanería o electricidad.

1. Determinar nuestras necesidades personales

Antes de nada, coge papel y lápiz. Piensa, analiza y ve anotando cuáles son tus necesidades reales en tu día a día doméstico. Para ello, no te dejes llevar por idealizaciones imposibles, ni por lo que otros puedan opinar. Ten en cuenta que esta es la base de lo que será tu nueva vivienda. Así que sólo aquellos que viváis habitualmente en la casa a reformar sabréis qué cambios necesitáis.

Por ello, céntrate en aquellos aspectos que te harán la vida más fácil y confortable. Prioriza aquellas modificaciones estructurales que te ayuden a conseguirlo, como el número de habitaciones, espacios de almacenamiento o, incluso, elegir entre ducha o bañera. En resumen, aquello que te incomoda y quieres cambiar, además de lo nuevo que quieras añadir.

2. Dibujar una nueva distribución

Como ya tenemos claro qué cambios queremos realizar y qué novedades nos gustaría añadir, ahora nos toca esbozar la distribución de nuestra nueva casa. Aunque esta no será la definitiva, siempre nos ayudará a plantear el proyecto al profesional y que acabe siendo lo más fiel posible a nuestros deseos. Para ello, podemos ayudarnos de aplicaciones gratuitas que podemos encontrar fácilmente en Internet. O hacerlo de forma tradicional sobre papel.

No obstante, sea como sea la forma que elijas, siempre te recomendamos la ayuda de un profesional cualificado. En este proceso, te irán surgiendo cada vez más dudas del tipo ¿Tenemos el espacio suficiente? ¿El baño lo podemos cambiar a este espacio de la casa? ¿Cuántos puntos de luz necesito? Un adecuado asesoramiento, controlando desde el principio los gastos del proyecto, será clave para el éxito.

3. Calcular el precio de la reforma

En este punto, toca analizar y analizar gastos. De nuevo, el profesional que contratemos nos ayudará no sólo a solventar cuestiones de distribución y estructuración. Además, un arquitecto nos facilitará la labor de acertar en la elección del mejor servicio de reforma integral, de las calidades, materiales y precios. Será nuestro guía incluso en temas legales, en cuanto a licencias, normativas vigentes, instalaciones y comunicados a posibles vecinos. Todo ello, nos facilitará un adecuado control de nuestros gastos de proyecto.

4. Elegir bien la empresa de reformas

Este punto del proceso es tan relevante como los anteriores. De hecho, una elección acertada de la empresa que lleve a cabo la reforma integral de tu vivienda significará una gran garantía en el resultado final. Sin embargo, esta elección no es tan sencilla como pueda parecer. Todo el mundo tiene un familiar o un amigo de un amigo que se dedica a la reforma. Y, por supuesto, ya sea por Internet o de forma física, cualquier empresa puede facilitarte un presupuesto.

Así que, entre tantas y tan diferentes opciones, lo primero que debemos hacer es informarnos sobre el recorrido de la empresa. Es decir, antes de llenar tu cabeza de diferentes presupuestos, filtra tus opciones teniendo en cuenta proyectos anteriores de las empresas. Una vez hayas comparado, selecciona a las cinco mejores empresas y ahora pídeles presupuesto. De esta manera nos aseguramos partir de un aval de garantía y eficacia, para pasar al terreno económico.

5. Comparar presupuestos

Con la criba ya realizada, toca comparar esos cinco presupuestos con los que nos hemos quedado. Y hablamos de comparar porque, realmente, se trata de una labor de análisis y comparación. Esto quieres decir que no te dejes llevar por el precio final. Ya que hemos hecho preselección de empresas, teniendo en cuenta la calidad en proyectos anteriores, ahora no podemos dejarnos llevar sólo por el precio.

Así que, aunque sea algo tedioso, dedícale el tiempo que haga falta a comparar cada uno de los apartados que te presupuesta cada empresa. Asegúrate de que todos te ofrecen los mismo y las condiciones más o menos parecidas.

6. Elaborar un contrato de obras

Antes de ponernos manos a la obra, es imprescindible realizar un contrato de obras siempre bajo presupuesto, para no llevarnos sorpresas ni disgustos. Este contrato debe contemplar:

  • Garantía de calidad de los trabajos a realizar
  • Calidad de los materiales
  • Plazo de finalización de la reforma
  • Seguro de responsabilidad civil por parte de la empresa de reforma

 7. Permisos y licencias de obra

Como ya hemos comentado, el profesional que contratemos nos asesorará en este importante aspecto. Y es que antes de mover un dedo, debemos tener todos los permisos y licencias requeridas en orden. Para reformas, estos no suelen ser muy caros ni complicados de conseguir.

8. Tomar parte en el desarrollo de la obra

Aunque tengas la confianza del arquitecto y la empresa de reformas, no te desentiendas del proceso. Es importante que tomes parte activa en su desarrollo. Que vayas comprobando tu mismo cómo van quedando las diferentes modificaciones. Y si hay algo que no te guste, dilo para poder rectificar a tiempo. Al fin y al cabo esta será tu nueva casa.

Recuerda que en PROINCO tienes todo lo que necesitas para la reforma integral de tu casa. Tu baño, la grifería, el sistema de climatización, fontanería e incluso energías renovables. Todo esto y más para que a tu nueva vivienda no le falte de nada en confort y bienestar.