Bañera o ducha ¿Con cuál te quedas?

Bañera o ducha, el eterno dilema de nuestro baño

Como todo en la vida, hay opiniones para todo. Unos son de coche y otros de moto. Unos, del Madrid, otros, del Barcelona. Pues en el tema baño, pasa lo mismo. Hay quienes son de bañera y quienes prefieren la ducha. ¿Y tú? ¿Bañera o ducha?

Para PROINCO, como especialistas del baño, no somos ni de uno, ni de otro. Sino de todo. Y es que cada opción tiene sus propias ventajas y desventajas si las comparamos entre si. Por ello, vamos a prodigarnos en ver qué nos ofrece cada solución, para que puedas elegir la que mejor se adapta a ti.

Eso sí, por muchas ventajas que tenga la bañera o ducha, hay que ser realistas y tener en cuenta ciertos factores que pueden limitar nuestra elección. Y como suele ser cada vez más habitual el factor más habitual es nuestro estilo de vida. Por ejemplo, si contamos con mucho o poco espacio. Si tenemos una vida muy ajetreada o más bien tranquila. Si vivimos solos o no. Y, sobre todo, si tenemos niños, ancianos o personas con discapacidad a nuestro cargo.

Ventajas de la ducha

Los beneficios de tener una ducha en el baño van, en esencia, ligados a estilos de vida urbanitas. Son prácticas en todos los sentidos. Pero vamos a ver las principales ventajas de la ducha:

  1. Ahorro de agua: en realidad esto depende de cada uno, está claro. Podemos tirarnos todo el tiempo que queramos, o que el calentador nos permita, bajo el agua. De hecho hay pocas cosas más relajantes que una buena ducha. Pero, evidentemente, para hacer uso de una ducha no se necesita la cantidad de agua que hace falta para una bañera. Con la ducha podemos ahorrar agua y, por tanto, cuidar el medio ambiente y nuestro bolsillo.
  2. Ahorro de tiempo: en cuestión de minutos podemos darnos una ducha y estar listos para el trabajo o lo que venga. Una ducha es, ante todo, la opción más práctica para la rutina del día a día. Para no perder ni un minuto en este ritmo de vida tan frenético de hoy en día.
  3. Ahorro de espacio: no es lo mismo poner una ducha en tu cuarto de baño que una bañera, por muy pequeñabañera o duchaque esta sea. Además, cada vez son más las novedades que los fabricantes como ROCA sacan al mercado, para adaptar las duchas a espacios reducidos. Platos de ducha rectangulares, cuadrados, angulares y hasta redondos, desde 70 cm de ancho.
  4. Mayor seguridad y movilidad: una ducha, sin duda, es la mejor solución para ancianos y personas con movilidad reducida. De hecho, además de las diferentes formas y tamaños de los platos de ducha que ya podemos encontrar en el mercado, también tenemos a nuestra disposición platos sin marcos, a ras de suelo. Lo más adecuado para evitar caídas peligrosas en la ducha y una mejor accesibilidad y movilidad.
  5. Mejor limpieza: precisamente por esta mejor accesibilidad, su limpieza es mucho más cómoda y rápida.

Ventajas de la bañera

Aunque la bañera sea menos práctica que la ducha por su propia estructura, no hay duda de que es auténtica tendencia en interiorismo de baños. Ya lo vimos en el post Baños 2016: tendencias en interiorismo y diseño. Bañeras vintage, con pies, ovaladas, de colores… Multitud de opciones que visten el baño como ningún otro sanitario. Y, además, todas esta ventajas:

  1. Mayor relajación: si de verdad queremos desconectar y relajarnos, no pensamos en una ducha. Pensamos en un buen baño con espuma o sales relajantes. No hay nada más reconfortante que esto. Si ya lo hacía Cleopatra, no perdamos esta sana costumbre para nuestro cuerpo y mente.
  2. Mejor espacio de baño para los niños: si tenemos niños, una bañera en casa nos ayudará bastante. Es mucho más cómodo tanto para los padres, como para los niños disfrutar de la hora del baño en una bañera que en una ducha. A parte de ser más segura para los pequeños, también es el espacio ideal para el juego y labañera o duchadiversión antes de ir a dormir.
  3. Ducha o baño: tú eliges. Con una bañera tenemos la libertad de decidir si darnos una ducha rápida o un placentero baño, cosa que con la ducha no podemos. Digamos que con una bañera tenemos las dos opciones en una.
  4. Mayor espacio para lavar: sí, es cierto. La bañera es para bañarse, no para lavar cosas en ella. ¿Pero quién no la ha utilizado alguna vez como el barreno grande para lavar a mano edredones y otra ropa de casa? Pues esta es otra gran ventaja que no tenemos con la ducha.

 

Después de poner sobre la mesa todas las ventajas de la ducha y la bañera ¿Tú con cuál te quedas? ¿Eres de bañera o ducha?

 

 

 

Te puede interesar...

Este sitio web usa cookies para mejorar su experiencia de uso. Asumimos que está de acuerdo con ello, pero puede desactivarlas en el caso de que no fuese así.