Cómo elegir una mampara de baño

Mampara de baño, la solución para tu plato de ducha o bañera

Para conseguir una experiencia de baño completa, es imprescindible que la bañera o ducha cuente con una mampara. Deshacernos de las poco prácticas y efectivas cortinas de baño, e instalar una adecuada mampara de baño.

¿Pero cómo elegir la que mejor se adapta a nuestras necesidades? Para acertar con la elección de compra, debemos tener en cuenta ciertos factores. Como ya pudimos ver en el post Bañera o ducha, lo principal es analizar nuestro modo de vida. Nuestro día a día y las circunstancias personales de cada casa determinarán una elección u otra.

Si tenemos bañera o ducha, el espacio que tenemos o el número de personas que usen el baño. Incluso, si estas son personas con movilidad reducida, mayores o niños. Tener en cuenta todo esto nos llevará a inclinarnos por un tipo u otro de mampara de baño.

Claves para elegir una mampara de baño

Dependiendo de si es para una bañera o para una ducha, todo cambia. De hecho, hay mamparas específicas para cada una. Y, además, al tener ergonomías totalmente diferentes, cada una tiene sus propias modalidades. No obstante, los factores básicos para elegir la mejor mampara de baño son:

  1. La forma de la bañera o el plato de ducha
  2. Ubicación
  3. Distribución del baño en conjunto
  4. Espacio de entrada (apertura de la mampara)
  5. Limpieza y mantenimiento

Mampara de bañera:

Si estamos buscando una mampara específica para la bañera, tenemos dos opciones. Los biombos o los cerramientos integrales de bañera. Es decir, podemos elegir una protección completa u otra que llega a la mitad.

Asimismo, la mampara puede ser fija, en el caso de los biombos. O con puertas batientes. Las dimensiones y posición -izquierda o derecha- ya dependerá del espacio del baño y su distribución.

El material de la mampara deberá ser resistente si tenemos niños en casa. No hay nada mejor que una bañera como el espacio perfecto tanto para la higiene como para el juego de los más pequeños. Sin embargo, esta unión -agua y juego- puede implicar pequeños incidentes. Por ello, para evitar sustos innecesarios, es importante que el grosor de la mampara sea cuanto mayor, mejor.

Elegir una adecuada mampara de bañera es más simple que hacerlo para un plato de ducha. Y es que lo más habitual es que las bañeras tengan siempre la misma forma rectangular y la misma ubicación en el baño. Aunque las dimensiones puedan variar.

mampara de baño

Mampara de ducha:

Para elegir una mampara de ducha hay que tener presente más factores que para la bañera. Puesto que podemos encontrar diferentes formas y medidas en platos de ducha, también tenemos una abanico de posibilidades más amplio en mamparas de ducha.

Modelos de mamparas de ducha según:

Forma: las hay angulares, cuadradas o rectangulares en función de la propia forma del plato. Pero, además, pueden ser frontales con panel fijo lateral o, bien, optar por un panel de ducha o espacio abierto. Esta última opción está pensada para platos de ducha grandes.

mampara de baño

Ubicación: la posición de la ducha puede limitarnos la elección de la mampara. Y es que si esta se encuentra enmarcada entre tres muros podremos optar por mamparas correderas, abatibles, pivotantes o plegables. Es decir, todo lo que sea ocupar un sólo lado de la ducha. Sin embargo, si la ducha está situada entre dos muros, la mampara deberá ser rectangular o frontal con un fijo lateral.

mampara de baño

 

Distribución del baño: dependiendo de cómo tengamos distribuido el baño en conjunto, así como todos sus elementos, contaremos con mayor o mejor espacio. Y, por tanto, el tipo de apertura de la mampara se verá o no condicionada.

Si el espacio es limitado, la apertura de la mampara deberá ser:

  • Angular, en el vértice del plato
  • Corredera, deslizándose a los lados
  • Plegable, abriéndose hacia el interior de la ducha
  • Con panel de ducha, ubicando el acceso lateral por el espacio libre

Ahora bien, si el espacio en el baño no es un problema, podemos elegir cualquiera de las opciones anteriores u optar por las mamparas abatibles o pivotantes. Ambas se abren hacia fuera, por lo que son específicamente recomendadas para personas con movilidad reducida.

Espacio de entrada: este factor es, precisamente, relevante si tenemos la necesidad de facilitar la entrada al interior de la ducha. Por eso, si tenemos personas mayores o con dificultad de movimiento en casa, lo mejor son las mamparas abatibles. De esta forma dejamos toda la entrada libre, sin ningún obstáculo.

Pero si este no es un requisito indispensable, con las mamparas pivotantes, plegables o batientes tendremos un acceso medio. Mientras que con las correderas o angulares, dificultamos algo más el paso, aunque ahorramos espacio.

Limpieza y mantenimiento: si facilitarte la limpieza y el mantenimiento de la mampara es importante para ti, existen diferentes mecanismos y equipamientos muy recomendables.

  • Tratamiento antical: estas mamparas están específicamente tratadas para que la cal del agua no las dañe
  • Puertas clipsables: a modo de clips, las láminas de la mamparas disponen de una pestañas que permiten desenganchar las puertas de los raíles. De esta manera, podemos facilitar su limpieza
  • Cierres magnéticos: los imanes del cierre evitan que el agua salga de la ducha al exterior
  • Vierteagua: se trata de unas pequeñas piezas que tienen el mismo funcionamiento que las canaletas
  • Altura de la mampara: evidentemente, es importante calcular bien el alto que necesitamos para que no salga el agua mientras nos duchamos, en función de nuestra altura

Ya sabes. Teniendo presente estos sencillos factores, seguro que elegirás la mejor mampara de baño. Pero, si aún así, necesitas más asesoramiento, en PROINCO encontrarás la solución que necesitas y las mejores mamparas del mercado.

Te puede interesar...

Este sitio web usa cookies para mejorar su experiencia de uso. Asumimos que está de acuerdo con ello, pero puede desactivarlas en el caso de que no fuese así.